Biografía
Ensayo
 
Teatro
 
Novela
 
Plagio y Plagios de Bryce Echenique
Cuentos, Relatros y Otros
Crónicas de Viajes
Cartas
Escritos en Proceso
Ver Cortometraje
Entrevistas TV
Contacto
-

Resumen de la Obra

Esta obra ejemplifica la manipulación que sufrió el indígena peruano tanto por las fuerzas del Virrey como la de los llamados patriotas. Los indígenas lucharon y murieron en ambos lados. El sorpresivo triunfo de los independentistas en la batalla de Ayacucho no mejoró la situación de los indígenas, al contrario, se quedaron más indefensos ante la explotación de los criollos. Al siguiente siglo ya no fueron los realistas y patriotas quienes se aprovecharon de ellos, sino los de Sendero Luminoso y las fuerzas armadas.



Primer Acto:
La pieza comienza con el recuerdo que -desde la pampa de la Quinua, lugar donde se dio la batalla- hace el Tayta (padre) Ayacucho de aquella famosa batalla. Por primera vez se relatan los acontecimientos tomando el punto de vista español. Los generales realistas confían en una rápida victoria dada su mayor superioridad en piezas de artillería y número de soldados. Ayacucho observa la jactancia de los españoles pero se atreve a pedirle al Virrey que deje libres a los soldados indígenas. El Virrey le dice que los ayacuchanos luchan por la paz y la verdadera libertad. Córdova y La Mar, generales, patriotas llegan al campamento realista para pedirle la rendición, que es rechazada por los españoles. Los hijos de Ayacucho pelearán al día siguiente por los dos ejércitos.

Segundo Acto: Desde un punto de observación español, donde está Ayacucho, el virrey constata la inesperada derrota de su ejército. Ayacucho es testigo del sacrificio de sus hijos en ambos lados. Los jefes rivales pactan las condiciones de una generosa capitulación. Ante el asombro de Ayacucho, los españoles mantienen todos sus derechos sobre las tierras y minas usurpadas a los indígenas.

Tercer Acto: Ayacucho es testigo nuevamente de la manipulación y sacrificio de sus hijos por los de Sendero Luminoso y por las fuerzas armadas del gobierno. Después de dramáticos encuentros los hijos de Ayacucho se enzarzan en luchas fraticidas. Los fantasmas de los héroes de los combatientes, son testigos del moderno holocausto andino.

Crítica

En su tiempo este libro no recibió ningún comentario en la prensa del Perú. Por el contrario el autor recibió numerosas cartas de felicitación. Extractamos algunas de ellas:
-Juan Mejía Baca, editor y antiguo director de la Biblioteca Nacional del Perú: "Es un obsequio para el país". Ver facsímil de la carta. Referencia en Google a Juan Mejía Baca.

-Jorge Torres Vallejo, Alcalde de Trujillo, y miembro de Congreso del Perú:

Extractos: "Conozco tu interesante trayectoria desde los inolvidables tiempos de Colegio Militar. Pienso que tu renovada inquietud, te incorpora a la corriente de intelectuales comprometidos con los cambios, que con una dinámica inusual, se están produciendo en nuestra querida Patria.
Con la agudeza que te es propia has confirmado la realidad que aquí se da desde el momento mismo de la Conquista.
Tengo la seguridad de encontrar tus futuros logros en la investigación social y las letras". Lima, 23 de diciembre de 1991. Referencia a Jorge Torres Vallejo en Google.

-Alfredo Tapia García, intelectual, empresario, Editorial Yachay:
Extractos: "Los Ayacuchos lo leí de un tirón en un par de horas. Me pareció un buen libro, bien escrito, ameno y dinámico. Es una excelente obra de teatro (a pesar de lo que dices en la introducción) donde el suspenso ha sido sustituido por la revelación de la actitud de Bolívar y, sobretodo, del destino de los que participaron en la batalla de Ayacucho. Tiene una cualidad que aprecio sobremanera: se dice muy bien lo que tiene que decirse, con el menor número de palabras.
Ayer estando en la playa con unos amigos, un muchachón del grupo derivó la conversación al daño que Bolívar había causado al Perú. Yo acoté refiriéndome a la carta remitida por Bolívar al General Olañeta y... apareció Los Ayacuchos. Resulta que tu libro había sido leído y había causado gran impresión. El más exaltado de todos fue el abogado de la viuda de Juan Mejía Baca, quien sostenía que Los Ayacuchos debía ser impreso por el Ministerio de Educación para ser repartido gratuitamente en los colegios. Ya tienes adeptos, ¡Felicitaciones!". Lima, 28 de enero de 1992.

Teatro

El prestigioso grupo teatral Cuatro Tablas, dirigido por Mario Delgado, junto a un grupo selecto de actores invitados de la categoría de Reynaldo Arenas, Pilar Núñez, Gilberto Torres y otros, trabajaron arduamente para llevar a la escena esta obra el año 1999. Lamentablemente la crisis económica de los últimos meses del gobierno de Fujimori hizo que algunos auspiciadores retirasen su contribución y "el proyecto quedó tan devastado como el campo de batalla". (El Comercio, 7 de junio, 2000).

Ver ensayo de teatro de Los Ayacuchos